Saltar al contenido

Ardillas

ardillas

Las ardillas son de esos animales que nos sentimos la mayor parte de la gente muy atraídos, quizá por su tamaño, por su carácter o forma de ser, no tengo ni idea pero es una realidad lo que comento ¿no es cierto?

Pertenece a la familia de los roedores donde su hábitat más habitual son los bosques y han sabido adaptarse muy bien a la vida cerca de los humanos. Esto último lo comento ya que muchos de nosotros nos las hemos encontrado alguna vez en el parque cerca de casa.

Tipos de ardillas en peligro de extinción

Ese carácter simpático del animal ha hecho mucho porque se vea más protegido y a la vez “primera figura” en comics, películas y dibujos animados.

Como rasgos generales decir que son animales que prefieren ambientes cálidos para vivir, aunque en el momento que llega la época fría hiberna hasta la vuelta del buen tiempo en primavera.

Están catalogadas una barbaridad de especies de ardillas, casi una 500, pero las más conocidas o destacadas son la ardilla coreana o la roja.

Información sobre las ardillas

Para empezar con nombres raros decirte que la ardilla pertenece a la familia Sciuridae.

Muy llamativa es su cola no solo desde el punto de vista estético sino que además cuenta con una característica destacada como es su esponjosidad y de abundante pelo. Sus dimensiones son llamativas, de aproximadamente 24 cm de largo.

center>

La utilidad de la cola de una ardilla es variada, desde apoyo o estabilización en sus movimientos hasta de ayuda en el momento de salir a nadar, como de cambio de dirección en el momento de dar un salto de árbol en árbol.

30 cm es el tamaño habitual de las ardillas, de complexión delgada y extremadamente hábiles. Su tonalidad de colores en el pelo va desde el rojizo hasta el pardo o el mismísimo cobrizo.

Sus orejas tienen la forma puntiaguda, siendo un signo distintivo de ellas en ocasiones la salida de algunos pelillos en la punta de las mismas.

Las patas posteriores son bastante fuertes sirviéndoles para saltar a los árboles para huir del peligro o cuando está buscando su sustento diario.

Los incisivos de las ardillas al igual que el resto de roedores son de un tamaño mayor que el resto, y seguro que sabes de su utilidad pero yo tengo igualmente que contarlo en este artículo, así que no te hagas “el listo”… es una broma amigo.

Necesitan estos incisivos para roer pues están constantemente mordisqueando ya que los dientes no dejan nunca de crecer… “uff que agobio ¿no?.. La naturaleza que es bastante “puñetera”. Sino lo controlan les puede acarrear problemas graves en su aparato respiratorio y problemas digestivos al no poder comer correctamente.

Es muy gracioso verlas comer o manipular objetos ya que al igual que otros roedores se suelen apoyar en las patas traseras para hacerlo. Sus uñas son fuertes y afiladas lo que las permite agarrarse con total seguridad a los árboles y moverse por ellos con suma facilidad.

Son animales que nadan estupendamente, haciendo recorridos muy rápidos dentro de los ríos en busca del alimento necesario. Otras ardillas, lo habrás visto en algún documental televisivo, se las conoce como “voladoras”, capaces de planear entre los árboles.

Hábitat de las ardillas

Sobre todo las vamos a encontrar en los bosques de coníferas, pues aquí encuentran mucho más rápido los alimentos.

Se extienden por prácticamente todo el planeta tierra, aunque dependiendo de la especie ésta aparecerá en mayor o menor proporción. Les encanta el calorcito con lo que no hace falta que te cuente donde las verás con facilidad. Tratarán de evitar siempre las zonas con inviernos extremadamente fríos, aunque para esta época se suelen adaptar bien recolectando alimentos para después hibernar.

Son animales de costumbres diurnas empezando su rutina bien temprano y una vez que los depredadores nocturnos abandonan su “trabajo”. Revisan el terreno próximo a su “casa” y si no hay peligro poco a poco lo van ampliando.

Son capaces de hacer muy poco ruido, la cautela es máxima en estos animales. Si te fijas en ellos en ocasiones se quedan completamente inmóviles escuchando ruidos para conocer de donde provienen y si son de peligro salir rápido hasta su madriguera.

Se comunican entre ellos por medio de sonidos agudos avisando así al resto de individuos de su familia para que se escondan en caso de peligro inminente. Incluso si la situación es muy extrema, la madre de los crías llamará la atención del depredador para que le siga y así protegerlas.

La comida de las ardillas

Si hacemos caso a nuestra propia cultura popular alimentada por años, lo más fácil es pensar que las ardillas se alimentan básicamente de bellotas y cacahuetes, pero la realidad nos dice que su dieta es bastante más variada amigos.

Que no te llame la atención averiguar que esta especie es omnívora comiendo frutos y otros seres vivos.

Recolectan el alimento durante las horas del día evitando salir por la noche. Será en las madrigueras donde acumule toda la comida, para ir comiéndolo cuando sea necesario. También sabemos que comen insectos, aves, reptiles, huevos y pequeñas aves que pueden cazar al vuelo de manera “impresionante”.

Por el contrario las ardillas voladoras realizan su actividad durante la noche, y esto se aprecia por sus grandes ojos. Su forma de actuar es muy similar al resto de las de su especie.

Si hay poco alimento se verán obligadas en ocasiones a alimentarse de corteza de árbol o semillas, siendo ésta su última opción ya que tiene escaso valor nutritivo.

Como nace una ardilla

Su periodo de reproducción arranca en primavera, como es lógico cuando el alimento empieza a aparecer con más frecuencia.

Lo habitual es que la hembra tenga un par de camadas de 3 o 4 crías en el año, aunque hay documentados casos de ardillas que han tenido hasta 6 “pequeños”.

Su gestación dura unos 40 días de media. Al nacer como les sucede a muchos animales no ven ni oyen  absolutamente nada, tampoco cuentan con pelo y alguno morirá en los primeros días. Un mes después de nacer ya irán pareciéndose a ardillas adultas alimentándose de otras cosas además de la leche.

Si hay poco alimento en ocasiones la etapa de celo pasa de largo. Será la ardilla “líder” la que se aparé con la hembra en celo.

Ardillas en peligro de extinción y sus amenazas

Cabe destacar que es un animal que no se encuentra en peligro de extinción pues su facilidad de adaptación al medio es asombrosa, además de su enorme capacidad de reproducción.comida-de-las-ardillas

Aunque lo mismo se la adora y llega incluso a domesticar que se la odia envenenándola o poniéndola trampas.

Sufren por otra parte los ataques de muchos depredadores tales como las serpientes que atacan directamente sus madrigueras. Los cambios climáticos también las afectan y mucho, ya que son propensas a resfriarse llegando a tener neumonías.

Ardillas
Vota este artículo Gracias!