Saltar al contenido

Foca barbuda

foca-barbuda

La foca barbuda definida como los individuos más grandes de los de su especie. Su seña de identidad son las barbas o esos bigotes gruesos que cuando se secan aparecen como revueltos y encrespados. Será a partir de estas barbas las que den el nombre a la especie.

Información sobre la foca barbuda

Insisto sobre el tema del tamaño ya que son las más grandes del ártico. En su época adulta llegan a alcanzar los 2,5 metros de largo, de un color gris amarronado en su cuerpo y con manchas brillantes irregulares.

Según la época del año en la que estemos su peso puede variar de forma drástica, siendo la media unos 250 kg. Para variar el peso de las hembras es mayor en esta especie que el de los machos, llegando a pesar la sorprendente cifra de 400 kg de peso en la época primaveral.Información-sobre-la-foca-barbuda

Es complicado ver si son hembras o machos. Desde el punto de vista físico las barbudas tienen bastantes características que las definen, con lo que voy a enumerar varios de ellos.

Su cuerpo presenta un estilismo bastante rectangular, la cabeza resulta hasta pequeña si lo comparamos proporcionalmente con el resto de su cuerpo. Es cuadrada su aleta frontal, de garras poderosas con un dedo, el del medio, bastante más largo que los demás.

Destacable la cuestión de los bigotes pues tal y como he dicho al principio del artículo es llamativo su aspecto encrespado cuando están secos, también llamados vibrissae.

Hábitat de la foca barbuda

Se distribuyen de manera totalmente dispar por todo el círculo polar. Están muy a gusto viviendo en los bloques de hielo, conocidos también como témpanos que se encuentran flotando en aguas escasamente profundas.

center>

La “chavalería” o los más jóvenes como tu prefieras se mueven por zonas bastante grandes, mientras que los más viejos se mueven en recorridos cortos cerca de donde viven, situándose en la costa buena parte del año.

Reproducción de la foca barbuda

Las hembras suelen tener las crías en la primavera, siendo el momento álgido de esta situación el mes de mayo. Será en los famosos témpanos de hielo donde las hembras tengan a sus cachorros. Éstos entrarán en contacto con el agua muy rápidamente, tanto como a las pocas horas de haber nacido, una buena manera por cierto de evitar la depredación en masa que en ese preciso instante ejercen los osos polares.

A los 25 días las crías ya se mueven a sus anchas en el medio acuático aunque estarán al cuidado de sus respectivas madres. En ese periodo el consumo de leche será de unos 7 litros al día, leche que por otra parte tiene un 50% menos de grasa de lo habitual.

Lo consecuencia de todo lo comentado anteriormente, es que las crías crecen a gran velocidad, con una sorprendente media diaria de 3 kg de peso. En el momento que dejan de mamar pueden llegar a pesar hasta 100 kg.

Cuando nacen las focas miden hasta los 1.4 metros de longitud, promediando un peso de 33 kg. La piel de esta primera época es de color gris con tintes azules, para posteriormente mudar la piel al gris/marrón oscuro con partes más brillantes en la zona del vientre, que será característico de la etapa adulta.

En la cara distinguimos algunas manchas de color blanco que le dan un aspecto “misterioso” o de “osito de peluche” adorable, como tu prefieras.Reproducción-de-la-foca-barbuda

Una vez que las hembras dejan de dar de mamar a las crías es cuando empieza el proceso de apareamiento. En esta fase los machos se ponen a “cantar” con el propósito de atraer a las “chicas”. Sus breves gemidos hechos bajo el agua van descendiendo en espiral con lo que consiguen ser escuchados en largas distancias siempre y cuando haya total tranquilidad.

Serán los machos, como en casi todas las especies, los que intenten reclamar territorios a través de llamativas  pantallas de burbujas donde se pasan cantando de manera intensa y repetida a lo largo de algunas semanas. Suelen repetir los machos las zonas año tras año.

La madurez sexual de una foca hembra está en torno a los 5 años de edad, el caso de los machos es algo más mayores pues será entre los 5 y los 7  años de su vida.

La esperanza de vida de este bonito animal puede llegar a ser de 25 años.

Comportamiento de la foca barbuda

Será difícil encontrarte con estas focas en tierra firme ya que adoran vivir en el hielo, aunque de manera ocasional suelen nadar en verano hasta las costas, más que nada en épica estival. Son bastante tranquilas con lo que no resulta excesivamente difícil aproximarse a ellas en zonas donde no están siendo cazadas, claro está.

Mudan su piel de forma dispersa, lo que no es habitual en el resto de las de su propia especie, ya que éstas perderán su pelo a lo largo de buena parte del año. Aunque el periodo donde más pierden pelo será en los meses de junio y julio, momento en el que no entrarán en contacto con el agua.

Será en esta época, cuando hay poco hielo en las costas, las barbudas se podrán observar en grupos pequeños sobre los hielos que hay.

Si no tenemos en cuenta que el periodo de reproducción es una época de poco trato social entre las focas, éstas suelen ser bastante individualistas o solitarios.

Que come la foca barbuda

No suele nadar en zonas de aguas profundas, más bien se alimenta en la costa de una amplia variedad de peces. Se las conoce por comer muy lentamente, cangrejos, calamares, almejas y peces. Con los bigotes arrastran la superficie marina para tratar de localizar a sus presas en los fondos.

Para terminar el relato de la foca barbuda, decir que su principal depredador es el oso polar, pero las ballenas asesinas, los tiburones boreales y las morsas se suelen alimentar también de las focas barbudas, más que nada de las crías.

Hasta aquí nuestro repaso a una especie llamativa de la fauna de nuestro maravilloso planeta tierra.

Vídeos de foca barbuda



Foca barbuda
Vota este artículo Gracias!