Saltar al contenido

Lobo Ártico

lobo-artico

El lobo ártico es uno de los animales del ártico más llamativo y característico es precisamente. Se le considera como una sub especie o variante próxima del famoso lobo gris. Se trata de otro lobo en peligro de extinción, cuyas causas son de sobra conocidas, aunque las veremos más adelante.

Características del lobo ártico

Pasado su primer año de vida el lobo ártico comienza a enseñarnos el color blanco de su piel, así como unas orejas y nariz achatada, lo que le hace característico y por tanto diferente del lobo gris. Pero, a pesar de estas características definitorias, en nada se diferencian sus hábitos de vida del resto de sus hermanos de especie.

Esta especie habita en lugares de frio extremo, y por ello cuenta con dos gruesas capas de piel que le protegen de las frías temperaturas. Su capa externa de piel se vuelve más gruesa en invierno, haciendo de capa protectora para mantener la temperatura corporal idónea.características-del-lobo-artico

Sus patas están bien acolchadas  con el fin de no patinar y tener así un buen agarre a la hora de caminar.

Que come el lobo blanco

Dada su ubicación hace que el alimento sea bastante difícil de conseguir. Sus piezas favoritas son el caribú y el buey almizclero, que al ser animales más grandes les obliga a cazar en grupos. Algo que su especie hace de manera habitual, no nos sorprende a estas alturas.

No hace falta que recuerde que los lobos son excelentes cazadores y sus presas tienen difícil su huida una vez atacados ya que los lobos llegas de todas partes atacando.

El lobo polar posee mandíbulas grandes y dientes muy afilados, lo que les capacita para arrancar la carne y triturar huesos de las piezas que cazan.

Al cazar una presa de grandes dimensiones tendrán alimento para varios días, pudiendo participar del festín toda la manada. Al habitar zonas frías tienen la suerte de que los alimento se conservan bien, pero también tiene el inconveniente de que pueden tardar muchos días en volver a cazar con lo que se pasan semanas comiendo poco.

center>

Sus movimientos dependerán de los que hagas sus posibles presas, y si no lo hacen de esa manera tienen pocas posibilidades de sobrevivir, pues el encontrar comida se complica sobremanera.

La manada ayudará a los cachorros que no son lo suficientemente grandes para cazar por sí mismos, alimentándolos con carne regurgitada que no han terminado de consumir.

Comportamiento del lobo polar

Existe la creencia de que el lobo ártico es solitario por naturaleza, pero nada más lejos de la realidad amigos.

Si los vemos en ocasiones lejos de las manadas, la explicación hay que buscarla en que son los encargados de buscar alimentos, o están empezando a hacer su propia manada.

Los manadas de estos lobos pueden ir de desde dos ejemplares has 20 unidades, siempre va a depender como es bastante lógico por otra parte, de la cantidad de alimento que tengan alrededor.

Podemos decir por otra parte que los lobos polares son muy territoriales, pero a pesar de esta consideración, la mayor parte de ellos necesitan muchos kilómetros de terreno para definir su hábitat, esto provoca que en ocasiones se superpongan las manadas, lo que hace que los grupos tengan que marcar su territorio por medio de los orines y los olores que desprenden del cuerpo.

Hábitat del lobo polar

La mayor parte de los lobos árticos salvajes los vamos a encontrar en Alaska. Aquí muestran su capacidad de caminar sobre suelos helados, gracias a la forma en que están diseñados los pies, tal y como comentamos con anterioridad. Aunque no se nos olvide que también se pueden adaptar a zonas cálidas, que cachondos los tíos…

Igualmente podemos ver lobos blancos en Canadá y Groenlandia, pero su número aquí es bastante más bajo, ya que aquí el alimento es un problema grave que hace que mueran o se trasladen a otras zonas.

Es importante destacar que en Alaska su hábitat permanece intocable debido a las bajas temperaturas y al difícil acceso por parte de los humanos.

Cómo se reproducen los lobos polares

No difiere prácticamente en nada del resto de la especie, donde solo se aparean la hembra beta y el macho alfa. De esta situación se entiende perfectamente el por qué los cachorros con dos años son capaces de salir a cazar por su propia cuenta.

Esa necesidad de crear sus propios grupos y de poder reproducirse más adelante, es característica común a todos los lobos.

Tras dos meses de producirse el apareamiento nacerán las crías, y ya un mes antes las hembras tratan de localizar el mejor sitio para traer sus cachorros al mundo, excavando en muchas ocasiones sobre las capas de hielo, algo extremadamente complicado, pero siempre lo consiguen.que-come-el-lobo-artico

Es de extrema importancia que las hembras tengan un lugar bien seguro para los cachorros poco antes de nacer. Ellas solas son  perfectamente capaces de cuidar de hasta 10 cachorros de una misma vez. Cuando nacen las criaturas apenas pesan medio kilo, están ciegos y sordos, sobreviviendo gracias al olfato que tienen muy desarrollado.

La madre suele salir en busca de comida para así generar la leche que demandan los cachorros para alimentarse, siendo un momento especialmente crítico ya que estos se quedan solos a merced de otros depredadores.

A los tres meses éstos tendrán que unirse al resto de la manada, y ya unidos el resto hará todo lo que les sea posible para que estos jovenzuelos consigan sobrevivir en este mundo. Que majos ¿no?

Datos relevantes sobre el lobo ártico.

Como te habrás dado cuenta ya a lo largo del artículo, a estos lobos también se les conoce por el lobo blanco o lobo polar.

En Europa o Asia no se les ve el pelo, son exclusivos del continente americano.

Es una especie amenazada, pero gracias al poco contacto con el hombre y a la región que habitan, es de las que menos sufren la desaparición de la especie.

Ya hemos comentado que tienen unas orejas muy pequeñas, lo que les permite vivir en estas zonas tan frías conservando, gracias a ellas, la temperatura corporal óptima.

Su pelo como comprenderás es bastante grueso para hacer así de aislante necesario en la zona que habitan. Y además poseen una extensa capa de grasa que no solo les aísla del frio sino que les sirve de reserva en época de escasez de alimentos.

Como se encuentran constantemente buscando alimento, su territorio puede alcanzar hasta los 2.500 kilómetros cuadrados.

Pero la falta de alimento, la caza y su notable pérdida de entorno o hábitat, son los factores que ponen al lobo ártico en peligro de extinción en la actualidad.

Por último saber cuánto viven los lobos polares. Pues decir aquí que su esperanza de vida está en torno a los 10 años de edad. No está nada mal ¿verdad?

Vídeos de Lobo Ártico


Vota este artículo Gracias!